Arcángel Miguel detrás de sus alas volví a la vida.

September 29, 2017

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Buen día Bella Alma!! Arcángel Miguel detrás de sus alas volví a la vida. Eran tiempos de cambio, de transformación.  Viaje a Venezuela después de un fuerte ataque de pánico. Era 1.998 , a punto de acabar con mi vida y en medio de la nada estaba allí, radiante, imponente y rescatándome de aquel oscuro día. Eran tiempos “difíciles”, llevaba tres años sumergidos en la búsqueda de lo que yo “creía” era D-os, la verdad estaba en búsqueda de mí.

 

Recuerdo que mi Ego me hacía jugadas maestras donde me confrontaba, me decía que se acercaba el final, que pronto todo acabaría, si, que iba a morir porque ya estaba descubriendo su verdad… Vaina loca.

 

Eran momentos horribles, oscuridad y soledad. Vivía en este país y luego de tenerlo “todo” quede prácticamente en la calle, estaba abandonando todo por buscar-me, por sanar-me, y por vivir-me.  En ese momento me introducía en la Angiología, estudiaba, investigaba y jugaba a realizar contactos angelicales. Si,  que lo hice. Tenía hambre por rescatar mi niño interior, mi niño maltratado, abusado, inseguro y dolido.

 

Quienes me conocen personalmente sabían que no estaba jugando, que hablaba con veracidad de mis contactos y sin saberlo “canalizaciones” angelicales que me ocasionaban paz, luz y un bálsamo de alegría en esos momentos donde como lo dije antes mi EGO, se resistía a soltar la rienda de mi vida, para mantenerme ahogado en alcohol, el humo de cigarrillos, sexo, frivolidad televisiva e inconsciencia total. Vivía del que dirán, del buscar aprobación del “otro”, buscaba compañía para sentirme vivo. Todo eso y más, paso… Fue allí cuando ahogado de tanta confusión, dolor en mi alma y cansado de oír las voces del EGO y el susurro de mi YO SOY, una mañana en aquella azotea de la casa donde vivía en Unión City, New Jersey decidí acabar con mi vida lanzándome del cuarto piso de esa casa donde vivía.

 

Subí ahogado en llanto, pensamientos de rabia, culpa y asqueado por mi decisión recuerdo que le pedía al cielo una señal, una respuesta, una ‘ayuda”.  Lo había perdido todo y ahora vivía rentado en una casa donde estaban a punto de echarme por no pagar la renta entre muchas cosas.  Eran alrededor de las 7:00am y se podían ver los rayos del sol deslizarse entre los tejados abrazando un nuevo día que marcaría mi vida o mi muerte para siempre.  Ya sentado al borde de la azotea llore, pedí perdón a “D-os” por lo que haría, a mi madre porque podía causarle aquel dolor, a mis hermanos, pero más llore por mí, por mi muerte, por ese maloliente y desgastado afán de querer controlar desde una imagen ficticia a ese “Ricardo”, que se había encargado de vivir de la apariencia, de ese ser que se sentía perdido, sin rumbo, sin metas, sin amor y sin mí. Llore buscando respuestas del cielo y clame a los Ángeles, invoque al Arcángel Miguel y me abrase bañado en llanto.  Una voz del otro lado interrumpió mi llanto entrecortado, un hombre, alto, musculoso, hermoso, de revista, con una sonrisa dulce, poco usual ver a un hombre sonreír de esa manera, me hablo; - Bellos los rayos del sol!!. Me limpie las lágrimas nervioso y me levante en guardia, actuando al “perfecto galán”, si, le dije. La verdad solo lo miraba como tratando de saber desde cuando me estaba mirando llorar.

 

Él estaba en la azotea de la casa de enfrente, había allí unos potes grandes verdes y rojos y un atril de músico, el tenía como una varita en su mano y avanzo unos pasos hasta quedar frente a mí en el borde de la otra casa. Me dijo en tono amistoso, amable; - A veces vale la pena llorar un día para que el resto de los otros tengamos espacio para ser felices… Lo trate de interrumpir y me dijo; No es importante el hoy si tu no estas presente… Me dio vergüenza, me moví de un lado a otro como buscando algo y no atine a decirle nada más que un, Gracias… Quise preguntarle su nombre y en eso me dijo; Vuelvo al rato, pero piensa que es lo peor que puede pasar si tu no estás? Y se fue, prácticamente desapareció por la escalera interior de la casa.

 

Quede conmovido y en shock no supe que decir, estaba a punto de lanzarme de un cuarto piso y un tipo de la nada aparece y me cambia la perspectiva de la vida.

Baje corriendo a buscarlo en la otra casa, toque el timbre y me salió la vecina, le pregunte por su hijo o inquilino y me dijo; Yo no tengo hijo, ni mucho menos inquilino, somos mis dos hijas y mi nieta y yo aquí. – Disculpe, le dije y me puse frio, helado, no podía comprender quien era ese hombre que apareció en la azotea para distraerme de mi plan suicida.

 

Los días siguientes fueron intensos, pero comenzó a apoderarse de mí una certeza inexplicable, de repente todo comenzó a ajustarse, trabajaba en una tienda de navidad “Harrows”, mi ingles era fatal y sin embargo me ascendieron a floor manager, por mi creatividad para decorar árboles, una mañana recibí una llamada a la tienda y me asuste, de Venezuela? Dije. Si. Era la secretaria del Sr. Arquímedes Rivero, el gran hacedor de sueños en las Telenovelas, me llamaban para ofrecerme un personaje en una telenovela, “Cuando Hay Pasión”, no entendía nada. A mí? como me llamaban allí? Quien les dio el numero? Luego supe mi mama les dio ese numero. Por supuesto le dije que SI, sin saber cómo haría para conseguir dinero del pasaje aéreo, etc. Todo fluyo, una amiga me regalo el pasaje y me fui, me fui a cerrar ese ciclo en Venezuela. 

 

En ese momento se me exploto la “Crisis”, los demonios aparecieron para tentarme, para impulsarme a crecer, el miedo-ego me gritaba; - Después de esto, zas, ya no hay nada más…  Resé fuerte, le pedía al arcángel Miguel me guiara, me cuidara, me diera una señal de que todo estaría bien y me subí a ese avión solo esperando llegar y sentir el abrazo de mi madre, de los míos.

 

Al llegar a Venezuela les parecía a todos que yo estaba enfermo, que no reía, no tenía brillo, mi familia me llevo a templos, curanderas, mi mama me ensalmaba como cuando niño, venían amigos, primos, exparejas a visitarme todos cómplices para hacerme volver a ser aquel tipo “Feliz”, me trataban de distraer y yo, habia caído en un hueco oscuro de terror silente, todos preocupados porque tenía que ir al canal de televisión, firmar contrato, arrancar el proyecto y yo no lucia ni física, ni mentalmente sano.

 

Un día, antes de mi primera reunión con los ejecutivos del canal, me encerré en el baño de la casa de mi hermana y abrí  la regadera, me metí con todo y ropa y llore, respire y me dije; Aquí se acaba todo, aquí comienzo YO a ser YO y dejar todo aquello que no ES.  Arcángel Miguel encárgate de ser quien me ilumine el camino y ayúdame a cortar las cadenas del miedo a ser YO.

 

Así fue, poco a poco comencé a sentir que un peso estaba soltando y mi vida entraba en un discernimiento continuo, volví a la televisión e hice mi última telenovela en mi país, no más. Regrese al teatro, un éxito tras otro y para cerrar mi estadía en Venezuela me invitaron a posar desnudo para una exposición internacional que en aquel momento se realizaría en Caracas, acepte con condiciones de no mostrar mi sexo, aceptaron y sin saberlo al llegar el día del shooting me avisaron que el nombre de dicha exposición era en honor a El Arcángel Miguel y yo sería la imagen en la Torre La Previsora de Caracas, y yo? Como me me sentí y me siento? Bueno, creo no hay casualidades, hay “Diosidades” y Miguel es mi aliado en este renacer, es por encima de cualquier creencia religiosa ES Quien como D-os guía mi camino y corta las ataduras con su gran espada de luz.

 

Te amo MIGUEL