Yo creía en la Reencarnación, pero de mentiras...

August 14, 2017

 

 

Creía en la Reencarnación pero mentalmente, sin convicción, solo desde la creencia arraigada a una fe con una intencionalidad de sentir que era posible y quizás hasta de la forma más inocente al estilo de los cuentos de Disney.

 

Lo que hoy contare no lo hago con la finalidad de que tú me creas, lo escribo porque sé que esto quedará registrado en la historia y generaciones futuras puedan tener este relato vivencias como una ruta a la certeza que si somos eternos, que la vida solo se transforma, que la esencia del amor perdurará eternamente.

 

La verdad descubrí lo que significa amar incondicionalmente a alguien con Princess. Fue mi gran maestra, mi amiga, mi compañera en grandes batallas con la oscuridad, lleno de luz mis días, me inyectaba fuerza y paz y cuando se enfermó su cuerpo también me preparo para su partida.

 

Todo comenzó ese día cuando noté que respiraba con dificultad, estuvo un día entero respirando por la boca y la lleve a emergencias donde me diagnosticaron duraría menos de una semana ya que su condición era sumamente grave, no lo creí. Me negué a aceptarlo.

 

De allí me enviaron a otro hospital donde me garantizaban al menos un mes de vida hospitalizada y con respiración artificial. Me negué e incluso en aquella sala fría de hospital tuve una pelea con Dios. Literalmente le exigí que no me la quitaría. Una fuerza fuera de serie se apoderó de mí y entre a la sala donde tenían a mi Princess, aún forcejeando con los guardias de seguridad que trataron de impedírmelo.

 

Llegue a ella y la vi tan indefensa, tan perdida pero al verme me hablo con sus ojitos y me dijo; "sácame de aquí ", así lo hice, en contra de la orden médica la tome y huí del hospital con ella en brazos y bajo una fuerte lluvia.

 

 

Respiraba con dificultad pero por momentos sentí que ese no era el tiempo de nuestra despedida. Así fue. Lloré , jugué, la mime como a nadie, la ame cada centímetro, la llene de luz y mi princess permaneció conmigo un año más, increíble? Así es. Nadie lo podía creer.

 

En ese tiempo hicimos un pacto que yo la dejaba ir si solo me prometía que regresaría mientras yo estuviera encarnado en este cuerpo. Le hice prometerme que siempre me daría señas de que estaba aquí a mi lado, que cada vez que me viera caer me endulzara las lágrimas como ella sabía...

 

 

Ella nació en Miami y causalmente planeé un viaje de vacaciones en carro, presentía ella quería ver el mar y yo también. Nada mejor que el mar para ahogar las penas, literalmente.

 

 

Fue ese 11 de Agosto donde la cargue y apreté fuerte a mi pecho por última vez, no sabía lo que era un dolor de perder a mi amor, no sé explicarlo aún, es como si te arrancan un pedazo de tu corazón y te dejan la herida abierta para que la veas y sientas que más allá de ese dolor no hay nada más que el amor.

Se me fue físicamente, pero no su espíritu, la sentía en casa, en mi cuarto, en mi ducha, corriendo, escondida y más...

 

 

Así pasaron dos años y algo y cada vez más sentía su presencia viva..

 

 

 

Continua en mi segundo post.

 

 

Please reload

Entradas destacadas