A mi reencuentro con Princess ( Segunda Parte)

August 14, 2017

A mi reencuentro con Princess ( Segunda Parte)

 

 

 

Meses antes de la partida de Princess comencé un trabajo profundo sobre la muerte, la reencarnación, los registros akashikos, el duelo, la perdida, las emociones, documentándome con videos, libros, escritos y sobre todo guiándome por la mente suprema. Allí contacte a Michael Newton con su maravillosa investigación sobre “El Destino de las Almas”, extraordinario trabajo que me condujo por el camino de la aceptación, el entendimiento desde el corazón y sobre todo me ayudo a comprender el proceso real del alma, que nunca muere. Fue un proceso enriquecedor ver como seres en sus lechos de muerte, sus almas, observan sus cuerpos postrados y allí deciden seguir su camino o regresar al cuerpo de acuerdo a su misión de vida, a sus contratos álmicos. ( Lo recomiendo).

Fueron muchas personas a distancia quienes vivieron mi proceso de despedida con princess, siempre muy agradecido con ellas, causalmente todas mujeres. No fue nada fácil reconocer que mi Princess se estaba sacrificando por mí, si, así como lo lees. Ella se estaba sacrificando por mí. Pacto de almas quizás? Su propósito estaba consumado? Lo cierto es que yo estuve padeciendo de una “enfermedad intestinal” que me estaba consumiendo, llevándome a la muerte, los médicos no me encontraban nada, solo usaban tratamientos adormecedores para mantenerme en pie. Mi espíritu era quien se encargaba de todo, hacia radio, producía videos, escribía en diarios, revistas y además era papá de Princess 24/7. Ha sido el mejor empleo.

“Coincidencialmente”luego de su trascendencia la medicina dio con mi diagnóstico, cambiando mi sistema alimentario y recuperando mi salud 100%. Resulto que soy “celiaco” intolerante al Gluten y sus derivados. En algún momento hablaré sobre este tema, millones mueren en el mundo con malos diagnósticos y sin saber lo que padecen porque recién la ciencia descubrió esta condición.

Regresando a lo ocurrido esa mañana del 11 de Agosto, pasadas las 8:00Am en el hotel Hard Rock Café de Florida, mi Princess comenzó a convulsionar, retorciendo su pequeño cuerpecito y al mismo tiempo buscándome y llorando con grito ahogado porque sabía el inmenso dolor que me causaba su partida. Así estuvo por varias horas mientras conseguíamos una clínica veterinaria abierta y que prestará el servicio de ayudar a mi Princess en su proceso.

En esos momentos se te olvidan los libros, los talleres, los conocimientos y brota tu ser humano, tu YO tierra, tu llanto, tus recuerdos, importante dejarlos salir, sanador vaciar ese manantial de lágrimas y entregarse al proceso sin apegos.

Al caer la tarde y luego de aferrarme a su poco aliento de vida vi cómo se desplomaba en mis brazos luego del letal líquido que la doctora le coloco para ayudarla a partir. Un silencio ensordecedor estallo en la habitación y ahogado en llanto le hable con amor de padre, llore como nunca pensé podía hacerlo, sentí que ella me observaba desde ese otro lado donde se me adelanto y salí a la calle bajo una extraña lluvia mayamera que se mezcló con mi llanto de vacío. Llore y sentía mi corazón al ritmo de la lluvia. Que rico saber que mi corazón vibra al mismo son de D-os con el amor incondicional.

 

 

 

 

 

Al día siguiente cambie de hotel y me fui al mar, estuve literalmente sumergido días enteros, platicando con ella, con D-os, con los ángeles y conmigo. Si, allí recordé que era a mi YO a quien necesitaba escuchar, lo hice.

A Princess la veía en cada gesto de seres que se acercaban, de niños jugueteando cerca de mí, de avisos comerciales recordándome que me amaba, que siempre está a mi lado.

 

 

Al regresar a Jersey y llegar a casa para recoger parte de sus cosas y donarlas fue hermoso. Ya no lloraba como un niño al que le quitan su mascota, ya lloraba de alegría, de saber que mi princesa me estaba mostrando eso que yo creía era espiritualidad y buscaba en libros, talleres, conferencias y hasta en falsos dioses y que incluso yo creía desde mi mente egoica. Ella, ese ser desde la más incorruptible inocencia me vino a enseñar el desapego, me estaba mostrando el verdadero camino de la espiritualidad. El desapego es una de las herramienta más poderosa a la hora de emprender este camino.

Quise donar a una tienda Pet Smart parte de sus cosas, justo ese día estaban auspiciando una campana de adopción de mascotas, específicamente de gatos. La muchacha a la que le entregue las bolsas de ropas, juguetes, cama y accesorios de Princess me hablo, creo noto tristeza en mis ojos y me dijo; - Porque no adoptas un gatito? Es sanador. A ellos si no los adoptan ya sabes lo que les pasa… Le dije que no, que la verdad nunca me habían gustado los gatos, me parecían peligrosos y que en este momento no estaba preparado para tener a alguien ocupando el puesto de princess como si se tratara de un mueble que me tocaba remplazar. Ese es el nivel de conciencia que muchos tienen sobre “Mascotas”. Y yo me pregunto; ¿No somos nosotros mascotas de nuestros egos, del sistema,, de las religiones, de la política, del internet y más? Bueno…

 

 

Debo confesar que me convertí en un parlanchín de monólogos, soy de los que hablo solo todo el día. En mi carro, en el súper, en la cocina, en el banco, usando la herramienta del bluetooth, las personas creerán que estoy platicando por teléfono pero no, o estoy grabando mis audios o platico con mis otros yo, incluida princess. Así pasaron dos años y de repente el 11 de agosto del pasado año Princess me recordó de la forma más sencilla que debía comprobar lo que había leído, digerido en libros y que su partida era solo una parte del proceso, la otra parte estaba por comenzar.

Una mañana caminando por el bosque donde voy a meditar todos los días entre los matorrales vi que algo se movía y me asuste, creí era un lobo, un venado o alguna ardilla, pero no, apareció un gato grande, blanco con gris, hermoso, imponente, me asuste creyendo podría atacarme, la verdad tenía poco conocimiento sobre los gatos, se me acerco como buscando lo acariara, respire y de inmediato sentí esa voz: “ ábrete a recibir el mensaje”, me agache y lo acaricie, se restregó en mis piernas, me bordeo y sin más salto y desapareció entre los arbustos. La verdad no le preste mucha atención al “mensaje”, quizás por mi creencia arraigada sobre los felinos. Nunca más lo volví a ver.

 

 

Fue el 7 de Octubre del pasado año, mismo día de cumpleaños de princess. Ella nació 7 de Octubre del 2002 en Miami.

 

 

 

Yo estaba recostado con malestar de alergia por el clima, llovía torrencialmente con rayos y centellas. Yo estaba en mi cuarto tratando de descansar cuando de repente mi amigo Robert abre la puerta de mi cuarto y me dice; _ Tienes que venir y ver esto. Yo me levante y pensé, seguro ha de ser las comadrejas que se aparecen en mi jardín a cada rato que hicieron algún desastre. Rob me dijo; - Ven, es allí en la casa de las herramientas. Tome un paraguas y atravesé el jardín y al abrir la puerta veo una miniatura de gatito gris recién nacido. Robert me dice; no es uno, son tres. Le dije traigámoslo a casa y vemos, seguro la mamá los abandono.

 

 

Así fue, los trajimos a casa, apenas se movían. Yo no sabía que hacer, como alimentarlos. Les puse un plato con leche a ver si por su cuenta se la tomaban, pero no. Se arrastraron sobre el plato.

 

 

Eran tres, pero desde que lo vi y me clavo su mirada sentí algo superior que me decía aquí estoy. Decidimos regresarlos a la casa de las herramientas porque seguramente la madre los vendría a buscar y ella si los alimentaria.

Eran alrededor de las 5:00PM y como dije llovía a cantaros. Me regrese a mi cuarto con la imagen de los tres gatitos, pero con la imagen de uno en particular. Me dormí y ya eran las 8:00pm cuando decidí ir a revisar si la mamá gato había venido por sus hijos. Efectivamente la vi trasladando uno con la boca atravesando la cerca del vecino y perdiéndose en los arbustos. Me dije; que bien, ya están con su mamá y me regrese a casa.

 

 

Eran las 11:00pm y revisando una de mis agendas se cae una foto de princess al piso y al mismo tiempo suena un fuerte ruido producido por un rayo, toda mi habitación se alumbro, sentí un escalofrió, toda una extraña energía recorrió mi cuerpo en segundos. Sin mediar palabras conmigo, tome una linterna, me puse un impermeable y salí al jardín, no sabía porque, quizás para comprobar que la mamá gato se había llevado a sus hijos. Abrí la puerta y efectivamente no estaban allí, se los llevo, pensé y cerré la puerta. Algo o alguien me impulso a ver por la parte de atrás de la casa que divide con mi vecino. Alumbraba con la linterna cuando totalmente empapado salto buscando la luz de la linterna aquel bebe gato gris que me miró fijamente esa tarde. Lo tome en mi mano y lo traje a casa. Lo seque, nervioso no sabía cómo alimentarlo, él o ella, maullaba como buscando calor y así yo lo acurrucaba en mi pecho y se calmaba.

 

 

 

Me dije lo dejare hasta mañana y lo devolveré para que su madre lo recoja y lo lleve con ella y sus hermanos. A esa hora fui a buscar un gotero a la farmacia para alimentarlo, pregunte comida para gatos bebe y me ayudaron con una leche especial.

Esa noche durmió en mi cuarto y yo soñé con quien crees? Si, con princess que me dijo; “Aquí estoy de vuelta, ahora muéstrame cuánto me amas como yo a ti”. Y esa mañana decidí darle la bienvenida a este ANGEL de regreso a casa.

 

 

 

 

Se llama ANGEL, cree que aún es un perro y se comporta como tal, tiene exactamente las mismas actitudes de su anterior encarnación como princess, me habla, me vuelve loco de amor y sobre todo me sana a diario. Y lo mejor de todo es que regreso a joderme la vida con la luz de sus ojos y el maullido mañanero de: “Te Amo papi”.

 

 

 

 

 

 

 

Las almas saben dónde, cuando y como reencontrarse, importante es escuchar al corazón y dejar que la mente desde el silencio del eterno nos guie por el camino del amor. “ Los Animales” son nuestros mejores maestros, son nuestros ángeles protectores, nuestra brújula. Son más qué una compañía, son la fuerza, la luz y sobre todo nos reconectan con el aquí y el ahora porque desmantelan nuestros egos. Nos recuerdan a quitarnos las caretas de personajes creados para sobrevivir allá afuera y en cambio nos dicen de la forma más sencilla que siendo YO es como puedo ser YO realmente.

 

Les ab