EL PODER DE LA GRATITUD ME DÁ MI LIBERTAD By: Ricardo Garcia

November 24, 2016

 

 

EL PODER DE LA GRATITUD ME DÁ MI LIBERTAD

By: Ricardo Garcia     

 

 

 

Cuando nos sentimos agradecidos por las experiencias de la vida, incluso aquellas más dolorosas que nos hacen sufrir las cuales se manifiestan para aprender de ellas, para crecer con ellas, para ascender con ellas. Esas experiencias son un camino para recuperar nuestro estado natural de bienestar y felicidad del cual todos somos merecedores.

 

La actitud de agradecer nos conecta con nuestra verdadera esencia, nos permite ver el lado bueno y maravilloso que es existir.

 

Es relativamente fácil sentir gratitud cuando ocurren cosas buenas en nuestras vidas y se desarrollan tal y como la deseamos, inclusive en esos momentos solemos darlo todo por descontado y nos olvidamos de dar las gracias al universo por la experiencia vivida.

 

Pero, ¿ Que ocurre cuando en nuestro corazones abrigamos sentimientos de rabia, ira, resentimientos, que se transforma en profundo dolor?  No siempre es fácil estar agradecido, especialmente cuando has vivido experiencias dolorosas y no te has podido reconciliar con ellas.

El solo hecho de reconocer el dolor y agradecerlo por su enseñanza, nos facilitara el proceso de salir de esa condición no deseada.  La actitud más sana que podemos afrontar frente a un pasado doloroso, es aceptarlo plenamente, comprender que lo que nos sucedió fue producido desde nuestro nivel de consciencia en aquel momento, cuestión está que nos ayudará a vivir en paz con nosotros mismos y con los demás.

 

El perdonar nuestro pasado nos conduce a un nivel más cercano a la plenitud de nuestras vidas, liberándonos de ataduras y ayudándonos a ser más fuertes y sabios mediante el auto-conocimiento.

 

Perdonar es trascender los juicios, las ilusiones que formamos en nuestras mentes, creyéndonos que solo somos un cuerpo físico y no un ser espiritual teniendo una experiencia física.

 

Cuando no perdonamos y no reconocemos nuestra inocencia, es señal de que aún tenemos tarea por aprender en este tránsito llamado vida.  Si tan solo recordaras quien eres en realidad y perdonaras a tú mundo, te toparías de frente con el milagro de saber que tú eres parte de Dios. Es decir, que tú también eres D-os y por ende, tú eres el milagro. Esá es la gran verdad  y mientras lo sigas negando vivirás como hasta ahora, víctima de las ilusiones que creas desde tu mente y que te separán de tu verdad, llevándote a fabricar toda clase de eventos, relaciones, pensamientos de baja energía como la enfermedad, la pobreza, la rabia, la envidia y todo “problema” que te conduce  hasta la muerte.

 

Normalmente cuando estamos atascados en eventos difíciles como una enfermedad, deudas o conflictos familiares o de parejas no podemos darnos cuenta de lo importante que es agradecer a la vida por eso que nos está ocurriendo y que no es más que un alerta para detenernos y cambiar, arreglar o solucionar nuestro conflicto interior que se está manifestando de esa forma.

 

Vemos el problema desde un ángulo cerrado y creyéndonos solo cuerpos físicos en busca de respuestas externas que no nos permite comprender, el porqué, eso, nos está sucediendo a nosotros.

Cuando nos empeñamos en resolver nuestros conflictos externos desde un estado de angustia y dolor solo buscamos a quien echarle la culpa de lo que nos pasa, la mayoría de las veces comenzamos por juzgarnos y culparnos a nosotros mismos, sin tomar en cuenta que esa misma culpa la depositamos en nuestro sistema inmunológico y luego la vemos proyectada como pequeñas dolencias en nuestro organismo, generadas todas por nuestra molestia emocional ante la situación en conflicto que estamos fabricando en nuestras mentes.

El estado natural del ser humano es de total plenitud con abundante salud mental, física, espiritual y emocional.

 

Cuando aparece el dolor en nuestras vidas es para indicarnos que te has alejado de ese estado natural.

 

El dolor que enfrentas solo llega a tú con el fin de despertarte, para que vuelvas a tu centro y té reconectes a tu poder interior, para que té sintonices de nuevo con la fuente de todo bien, con el Creador, con la fuente de abundancia a la que tú perteneces.

 

Para responder ante cualquier situación no armónica en tu vida necesitas silencio, paciencia y capacidad de reflexión para no reaccionar de una forma inmediata desde el temor o el dolor. Toda respuesta para acabar con tus problemas procede del silencio.   Y como carajo guardo silencio en este caos que he creado en mi vida? “El silencio”, es ayunar todo proceso mental, toda distracción externa. Solo callando tus pensamientos y conectándote con el sentir del presente podrás tener la experiencia de D-os desde el silencio.

Recuerda que estamos aquí para vivir el cielo en la tierra y la única forma de llegar allí es sintonizando nuestro único sentimiento que es el amor a la gran mente arquitecto de todo este universo.

 

El cielo o el infierno son elecciones que haces a cada minuto con tus pensamientos. Si eliges desde el miedo vivirás el infierno del Ego, ahora si decides contemplar el cielo en ti aparecerá el Milagro en tú vida.

 

No abrigues bajos sentimientos en tu corazón, no permitas pensamientos limitantes en tu realidad, No dejes que el rencor, la duda, el temor, o el dolor te empañen la claridad de tu presente.

Dale la espalda al dolor y abre las puertas de tu Ser con gratitud.

 

El agradecimiento es un mensaje que nos enseñó el maestro Jesús en su paso por este planeta.

 

Si deseas salud, amor, paz y abundancia en tu vida agradécela aun cuando la apariencia por la que estas atravesando diga lo contrario. Agradece con fe que el universo manifestara para ti y para todo tu mundo todo lo que necesitas para vivir en plenitud como lo mereces.

Agradece estar vivo, agradece quien eres y quien quieres ser, agradece contando tus dones, agradece el aprendizaje, agradece tu pasado, agradece tu presente y agradece tu futuro.

 

Agradecer sin expectativas y confiar que lo mejor siempre es lo que nos sucede, es señal de que estamos en sintonía perfecta con el ritmo de la vida y así abrimos la corriente de luz en este universo de posibilidades para todos.

 

La vida es un regalo maravilloso y la gratitud funciona como un imán Divino para recibirla en abundancia.

No te dejes llevar por las apariencias de limitación que hay a tu alrededor y en cambio conéctate con la fuente de toda abundancia que vive en ti solo con el acto de agradecer. Agradece por ti y por todos, recuerda que somos uno solo en infinitas formas de una sola idea. Ser Dios.

 

Vive cada minuto de tu vida agradeciendo el aire que respiras como manantial que te conecta con el todo.  El solo hecho de agradecer expande tu alma y transmuta toda oscuridad con rayos de luz por la creación.

Simplemente y con plena humildad. Gracias…

Please reload

Entradas destacadas